Posts Tagged ‘Sexo en Nueva York’

h1

‘The Carrie Diaries’, sin sexo y sin Nueva York

enero 30, 2013

Carrie Bradshaw se ha estrenado en The CW, pero ya sabemos que en esta ocasión no es la egocéntrica Sarah Jesica Parker quien la interpreta ni quien se esconde detrás del proyecto. AnnaSophia Robb se mete en la piel de la Carrie adolescente, con 15 años ella nos mostrará los primeros pasos de la columnista, su primer beso, su primera vez en Nueva York o sus pinitos en el sexo, pero es absurdo esperar que en ‘The Carrie Diaries’ vayamos a toparnos con el descaro y la osadía de la serie de HBO, eso lo podemos comprobar desde el primer episodio.

the carrie diaries

No es que ‘Sexo en Nueva York‘ fuera la serie más deslenguada de la historia, pero supuso un paso adelante en las comedias sobre mujeres con el sexo como telón de fondo. Lo nuevo de The CW ni de lejos se parece a su predecesora, todo está teñido de un ambiente más ñoño e infantil, vale que se trate de la época adolescente de la protagonista, pero hay otras series teen con más picardía que esta precuela.

Lee el análisis completo en el blog de FórmulaTV

Dale al Stop en Twitter

h1

13 claves para seguir la televisión en 2013 (II)

enero 13, 2013

La semana pasada analizamos lo más destacado del año que viene en la televisión nacional, ahora es el turno de las series producidas fuera de nuestra frontera. Son muchos los estrenos que verán al luz en 2013, y también vamos a asistir a un puñado de finales definitivos de series emblemáticas que seguro que más de uno va a sentir en el alma. Empecemos con este repaso personal, al que podéis sumar muchos otros programas que no se citan como ‘Ray Donovan’, ‘Red Widow’ o ‘Cult’, entre otras.

finales series 2013 - claves

‘The Carrie Diaries’ (The CW)

El universo de Carrie Bradshaw y ‘Sexo en Nueva York‘ vuelve de la mano de The CW, un canal de corte juvenil del que podemos esperar menos agresividad y más tabúes a la hora de seguir las peripecias de la protagonista en su época de instituto. Los responsables del serial son los mismos que en su día crearon ‘Gossip Girl‘, por lo que podemos hacernos una idea del enfoque que tendrá el asunto.

Lee el análisis completo en el blog de FórmulaTV

Dale al Stop en Twitter

h1

HBO rompe moldes con sus nuevas ‘Girls’

mayo 24, 2012
Una nueva serie protagonizada por un grupo de mujeres ha aterrizado en la pequeña pantalla estaodunidense, en esta ocasión la anfitriona ha sido HBO, la prestigiosa cadena de cable. Un título breve, conciso y directo basta para describir la serie, ‘Girls‘. No obstante, con ese pequeño titular podemos esperar cualquier cosa de la nueva ficción, cuando justo son los prejuicios los que debemos dejar a un lado a la hora de sentarnos frente al televisor para disfrutar de este serial.
Girls‘ tenía dos opciones, podía convertirse en una serie incomprendida que finalmente pasaría sin pena ni gloria o podía ocurrirle lo que afortunadamente ha pasado. La aceptación ha sido positiva, y por eso HBO confía en su extravagante comedia y la renueva por una segunda temporada, a estas alturas, cuando la serie todavía no ha emitido ni la mitad de su primera etapa.

Lee el análisis completo en el blog de FórmulaTV

Dale al Stop en Twitter

h1

¿Recuerdas… ‘Sexo en Nueva York’?

enero 12, 2011

Es muy difícil olvidar a Carrie y a sus compañeras, pero no sólo por el carisma de las cuatro amigas más fieles de Manhattan, sino porque Sarah Jessica Parker se ha encargado de realizar dos largometrajes sobre las peripecias de las protagonistas a lo largo de los últimos seis años, desde que se acabara la serie allá por el año 2004.

Durante seis temporadas Carrie Bradshaw sacó a pasear sin ningún pudor su orgullo, su ego y su narcisismo por las calles de Nueva York. La que en un principio era la transgresora, simpática y parlanchina protagonista de ‘Sexo en nueva York‘, con el tiempo se fue convirtiendo en la agotadora, petarda y prepotente Carrie Bradshaw. En las primeras temporadas sus problemas y sus narraciones eran lo principal de cada episodio, pero a partir de la cuarta temporada (más o menos), Carrie ocupaba más de medio capítulo con sus problemas y sus conclusiones o teorías a cerca del amor y de los hombres; aunque sus amigas tuvieran una historia más interesante que contar ella siempre acaparaba gran parte de cada episodio.

Respecto al corazón de la protagonista, Carrie ha pasado por varios hombres, pero la mayoría de ellos han sido importantes en su vida, por lo que podríamos decir que la escritora siempre ha mantenido la ilusión por el amor, y su objetivo era conseguir la estabilidad con una persona del sexo opuesto. Es difícil que en una serie de seis temporadas la protagonista cierre su círculo amoroso con la misma persona con la que lo abrió, pero en este caso Carrie cae rendida al (supuesto) encanto de Mr. Big. Personalmente, el personaje interpretado por Chris Noth no me atrae en absoluto y me parece un empalagoso, demasiado incluso para la propia Carrie.

Aidan (John Corbett) o Berger (Ron Livingston) me parecieron mejores opciones para la periodista neoyorquina, no sólo por el hecho de ser más jóvenes (que también), sino porque eran mucho más sencillos, humildes y cariñosos, puesto que Big demostró en más de una ocasión no estar realmente enamorado de la protagonista, pese a que en el final cambiara de opinión. Otro amor importante de Carrie fue el ruso, un hombre que todavía me gustaba menos que el personaje de Noth.

Dejando a un lado la lista de amores y desamores de Bradshaw, pasamos a Samantha, de la que sería imposible enumerar todas sus aventuras; pero si nos centramos en sus conquistas amorosas la lista mengua considerablemente. Kim Katrall es la que mejor consigue meterse en la piel de su personaje, o al menos es la que más graciosa me resulta de las cuatro. Sus continuas salidas de tono y su aportación imprescindible en cada una de las conversaciones que mantienen las amigas en cualquiera de las cafeterías o restaurantes que frecuentan son parte de la esencia de la serie.

El clímax de Samantha llega en la última temporada, cuando por fin logra sentar cabeza (o eso parece) con un actor y modelo que está loco por ella, a pesar de ser mucho más joven que la publicista. Esa podría ser la cara que le tocó vivir en el último año de ‘Sexo en Nueva York’, porque la cruz es claramente el cáncer que tuvo que superar en los capítulos finales. En torno a este tema, debo decir que no me gustó en absoluto como se trató el cáncer de Samantha, con muy poca credibilidad, y el hecho de ser una comedia no es excusa ya que en otras como ‘the Big C’ o ‘Mujeres Desesperadas’ lo hicieron mucho mejor.

Mi corazón estuvo dividido entre la mencionada Samantha y Miranda. A medida que avanzaba la serie, Samantha se volvía cada vez más previsible, mientras que Miranda nunca sabías por donde te iba a salir. No le gustan ni los tópicos ni las tradiciones, pero poco a poco se va convirtiendo en todo eso que ella pensaba que no le gustaba: se casa, tiene un hijo, cuida de su suegra en su propia casa… Al final la pelirroja demuestra ser todo corazón, y junto a Steve hacen una gran pareja, aunque a mi me gustaba mucho la pareja que hacía con Robert, su vecino médico.

Charlotte es la única protagonista que me queda por analizar, creo que es la más aburrida, pero también hay que tener en cuenta que lo que ella representa es esa vida aburrida que tanto le gusta, con todo calculado milimétricamente y bajo control. En este caso, el efecto que consigue es el mismo que recae sobre Miranda, pero a la inversa. Charlotte siempre ha vivido en busca del príncipe azul y con la ilusión de tener una amplia familia. Problemas de salud hacen que lo segundo sea prácticamente imposible, y lo del príncipe azul es algo relativo, ya que termina con un calvo, regordete y bajito (y con pelos en la espalda). De todos modos, Charlotte encontró con él el verdadero amor, y con sus perritos y su hija adoptada.

Cada capítulo es una lección, y no sólo de amor, ya que en ‘Sexo en Nueva York’ han tenido cabida todo tipo de temas actuales y han puesto sobre la mesa cientos de debates. Para ello han contado con otros personajes secundarios que siempre han estado presentes en la ficción de HBO, como los inolvidables amigos gays de Carrie y Charlotte respectivamente, Stanford y Anthony, entre otros.

Dale al Stop también en Twitter

h1

Las 5 protagonistas más odiadas de la televisión

octubre 8, 2010

Hay series que nos pueden encantar, pero no por ello nos tienen que gustar sus protagonistas, es más, en muchos casos las llegamos a odiar y queremos que se vayan de la serie (aunque en el fondo sabemos que sin ellas no sería lo mismo). Me refiero a las protagonistas en femenino porque son a ellas a quienes voy a destripar en las próximas líneas, a veces por petardas u otras veces por ñoñas, pero estos cinco personajes que voy a nombrar se encuentran entre lo peor de sus respectivas series…

5 – Meredith Grey (Anatomía de Grey)

No soporto su relación con el Doctor Shepherd, y por desgracia me temo que a estos dos les queda cuerda para rato. Llevan seis años con sus tira y afloja, y no sólo eso, sino que también tenemos que soportar a Meredith meditando sobre el tema en casi todos los capítulos, reflexionando sobre el amor (o el odio) que siente hacia el médico.

De todos modos, a mi parecer, Grey ha mejorado en los últimos capítulos y me cae algo mejor, pero yo creo que es porque no ha aparecido mucho en la última temporada, y en muchos de los episodios eran sus compañeros quienes ponían la famosa ‘voz en off’ en ‘Anatomía de Grey‘.

4 – Annie Wilson (90210)

Aquí tenemos un buen ejemplo de personaje ñoño, pijo y empalagoso. La actriz de ‘90210‘ se mete perfectamente en el papel de ‘niña de papá’, con su cochazo, su casa con piscina y sus ‘típicos’ problemas de adolescente: mato a un hombre, me intentan violar, me quedo sin amigas o mi padre nos abandona, vamos, una lindeza de personaje (o caricatura).

Annie ha mejorado levemente, ahora se ha hecho un poco más dura y ya no es la repipi que era en los inicios, aunque todavía me sigue pareciendo de las peores de la serie.

3 – Jenny Schecter (The L Word)

Al principio de ‘The L Word’ me caía mal por ser la típica empalagosa con actitud hippie que se cree que puede contagiar su aparente felicidad y optimismo, pero que consigue el efecto contrario. Nunca me ha gustado Schecter, pero lo que pasó en la última etapa con ella no tiene nombre, ¿se puede ser tan cabrona? Ya no hablo de picardía o un toque de maldad, sino de ir en contra de todos los que le rodean y hacer un poquito más amarga (si puedes) la vida de sus amigas.

En este caso, después del final de la serie, pasé de odiar a Jenny y preferí concentrar todo ese odio (y mucho rencor) en la creadora y directora de la serie, Ilene Chaiken, esa mujer que nos dejó a medias y que no sabemos todavía por qué la tomó con la ‘dulce’ Jenny.

2 – Sookie Stackhouse (True Blood)

Si hablamos de dulzura no podemos dejar escapar al personaje más dulce (demasiado) de la televisión actual, ella es la protagonista de ‘True Blood‘ y tanto su voz, como sus movimientos o su personalidad son excesivamente melosos, y resultan incluso indigestos.

La relación entre Grey y Shepherd me gusta sólo un poco menos que la de Stackhouse con su vampiro Compton, lo malo es que la trama de estos últimos ocupa casi toda la serie y apenas hay lugar para los secundarios, que son personajes (en su mayoría) mucho más interesantes y mejor construidos que la pesada de Sookie.

1 – Carrie Bradshaw

La superideal, superfamosa y superguapa Carrie se lleva el puesto de honor en este ranking personal. En las tres primeras temporadas puedes sentirte algo identificado con ella, pero en los últimos años ya se notaba que era Sarah Jessica Parker la que mandaba en los guiones de ‘Sexo en Nueva York’ y la que siempre tenía que quedar por encima del resto.

Si alguna de sus amigas está embarazada, es estéril o se vuelve lesbiana no importa, porque a Carrie le ha salido un grano o no sabe que vestido ponerse para la GRAN presentación de su GRAN libro.