Posts Tagged ‘season finale’

h1

Las tres generaciones de ‘Skins’

julio 2, 2013

El canal británico E4 cerrará este verano una de las series juveniles más atrevidas de la televisión, ‘Skins’, ficción que habla sin tapujos del entorno de varios grupos de jóvenes residentes en Bristol. Algunos tabúes que todavía nos persiguen se han tratado en el popular drama, drogas, sexualidad o relaciones catastróficas entre padres e hijos son los ingredientes que no han faltado durante seis intensas temporadas.

skins E4

Nos quedan tres capítulos para poner el broche final, y cada uno de ellos estará protagonizado por un personaje emblemático de ‘Skins’, Effy, Cook y Cassie serán los pilares de este esperado desenlace. Los responsables de la saga han decidido omitir la presencia de la tercera generación, que nació envuelta en críticas, aunque aguantó estoicamente el tirón, sin perder la esencia de la aplaudida serie.

Puedes leer la entrada completa en Tutele

Dale al Stop en Twitter

h1

Hasta siempre Nancy Botwin

octubre 5, 2012

Parece mentira que ya nunca más vayamos a saber de los Botwin, ‘Weeds‘ nos ha acompañado durante 8 frenéticas temporadas, en las que han pasado miles de cosas y hemos visto crecer y madurar (en todos los sentidos) a sus personajes principales. La season finale ha sido un homenaje a todos los seguidores, a los que hemos estado al lado de Nancy estos largos años, si también eres uno de ellos te hacemos un hueco en la escalera.

Antes de adentrarnos en la última hora de la serie dejábamos a Nancy gritando con agonía el nombre de su cuñado Andy, el que siempre ha estado a su lado y le ha ofrecido todo cuanto tenía, incluso su amor. Tras consumar ese amor en el mismo lugar en el que murió Judah (marido de la prota), Andy cogió sus bártulos y amenazó con irse y emprender un nuevo camino, lejos de las drogas (entre las que se incluye la propia Nancy).

Lee el análisis completo en el blog de FórmulaTV

Dale al Stop en Twitter

h1

‘90210’, todo es posible en Beverly Hills

junio 7, 2011

Los alumnos del West Beverly High han terminado el instituto, y ya es hora de que se tomen un respiro y dejen los problemas a un lado durante el verano, porque no ha sido un curso fácil para los chicos y chicas de ‘90210‘.

El glamour y la buena vida de Beverly Hills se ha visto eclipsada por los disgustos y contratiempos que han protagonizado los jóvenes actores de la serie de CW. Una vez más el surrealismo se ha apropiado de la serie teen, ocurriendo lo impensable al mismo grupo de amigos: traiciones que sobrepasan los límites, un secuestro, abusos sexuales, bipolaridad, embarazos no deseados o salidas del armario forzosas han sido algunos de los fuertes ingredientes de la tercera temporada de ‘90210‘.

Después de todo lo que ha pasado a lo largo de este año en Beverly Hills, la season finale ha sido decepcionante, no ha ocurrido nada que no supiéramos y el final no ha sido impactante, como nos tenían acostumbrados. A fin de cuentas, terminar con un simple embarazo y un no-suicidio no está a la altura de ‘90210‘, donde nos tienen habituados a otros finales más drásticos y sorprendentes.

Pese a ese final, a mi parecer acelerado, el resto de la temporada ha estado a la altura. Nadie se cree nada de lo que ocurre, y en este caso, por suerte, la realidad no supera a la ficción, pero es una serie que entretiene y que no tiene cabida para el aburrimiento. Desde la segunda temporada dio un subidón en sus tramas y acertadamente la intriga cobró mayor protagonismo, algo que ha seguido haciendo durante este curso.

En el reparto no ha habido ningún cambio importante, poco a poco se han ido sumando otros personajes como Ian, Oscar, la prima Emily, Max o Raj, que algunos ya ni aparecen (ni los recordamos), pero otros pueden tener continuidad en la cuarta etapa de la serie. En el caso de Max, es probable que su papel sea decisivo para el desarrollo de la trama centrada en Naomi, siempre y cuando el embarazo de la rubia sea real, y no una mera estrategia para tener al genio de las matemáticas cerca.

Respecto a Raj, su historia ha sido una de las más conmovedoras, teóricamente no debería durar mucho más en la serie, pero nunca se sabe, y menos en Beverly Hills. Ivy ha encontrado un amor platónico, mientras que su ex, Dixon, vaga por la serie sin rumbo, realmente es un personaje que nunca me ha aportado nada y no sería una gran pérdida. En cambio, con su hermana Annie me pasa lo contrario, aunque no la soportaba en un principio, poco a poco ha ido madurando y además forma una de las parejas más sólidas junto a Liam, aunque no creo que este idilio vaya a durar mucho, o no es a lo que nos tienen acostumbrados al menos.

Por otro lado, Teddy (me sorprende que alguien tan mayor siga yendo al instituto, pero ese es otro tema) ha salido del armario; por lo visto los guionistas no sabían qué hacer con el rubio deportista y decidieron aparearle con otros machos, para así de paso contentar a un sector importante y amplio de la audiencia. Es otro que ha terminado feliz como una perdiz la temporada, pero veremos cuanto le dura.

He dejado para el final lo más jugoso, ese trío formado por Silver-Navid-Adrianna, probablemente el triángulo amoroso más enrevesado e inquietante de la televisión. Cuando pensábamos que su desorden bipolar ya había pasado sorprendentemente a la historia, Silver vuelve a caer en esa especie de locura tras beber de la venganza de Adrianna, que se ha posicionado como la mala-malísima de la temporada. Todo empezó cuando a la aspirante a estrella de la música se le subió la fama a la cabeza, tras descuidar a Navid, éste encontró consuelo en Silver y eso es algo que Adrianna no ha superado; para colmo su carrera como catante-actriz-modelo está destrozada, y no sólo eso, sino que ahora se le aparece Javier, en plan Bruce Willis en el ‘El Sexto Sentido’.

Por último, decir que me parece acertado prescindir de los personajes adultos de la serie, tanto el profesor como la madre de Dixon y Annie. Apenas han aparecido en la tercera temporada, pero ahora que los chavales empiezan otra etapa en la universidad, o al menos fuera del instituto, es hora de dejar a un lado ese aspecto de la serie.

Teniendo como referencia la season finale, se me vienen a la cabeza varias preguntas o dudas para la nueva temporada, ¿será real el embarazo de Naomi? ¿cambiará la relación entre Liam y Annie después de la separación? ¿cómo va a afrontar cada uno de ellos la nueva etapa en la Universidad?

Dale al Stop en Twitter

h1

Anatomía de Grey (T6): y de todos los demás

julio 2, 2010

Ha terminado la sexta temporada de Anatomía de Grey, y ha supuesto una etapa extraña de la serie, donde quizás sea mejor no echar la vista atrás ni caer en las comparaciones, porque como se suele decir, son odiosas. Nuestros residentes (y doctores) del Seattle Grace han madurado, al menos físicamente, y sus tramas empiezan a enredarse en un bucle que constantemente produce dejavus en el espectador. Es inevitable que llegue un momento en el que la relación entre Meredith y Derek canse, son ya 6 años con lo mismo, y aunque ahora la pareja se encuentre en un punto calmado y ‘feliz’ sigue siendo la pareja y/o los personajes más aburridos de la serie.

Me quedo indudablemente con la borde Cristina o con Miranda Bailey, que aunque tampoco trate de una manera muy positiva a sus residentes, ha demostrado tener un gran corazón en varias ocasiones, y es el personaje con el que más empatizo, sin olvidar, obviamente, la mala leche y la sed de éxito de Cristina.

<<<<< SPOILER >>>>>

Respecto a la season finale, no se le puede quitar el mérito de los guionistas a la hora de llevar a cabo estos finales que te dejan los pelos de punta. Ver a aquel terrorífico hombre produciendo una masacre en el hospital ha dejado sin aliento a más de uno, entre los que me incluyo, aunque también es cierto que las muertes han sido muy previsibles, sabíamos que el doctor Shepherd, Alex Karev o la pequeña Grey no iban a terminar bajo tierra, aunque tenía mis dudas con Webber, pero al final ni siquiera el aburrido doctor se ha podido reunir con la madre de la protagonista.

Han sido dos capítulos tensos y con muertes de todo tipo, desde la inesperada despedida de la fugaz Reed, hasta la lenta y dolorosa muerte del joven Charles, personaje que desde mi punto de vista nunca ha encajado en la serie, pero que en el último momento ha hecho que me de pena su marcha y hasta yo mismo desde mi sofá estaba cogiendo mentalmente la mano del residente, que al menos tuvo en todo momento el apoyo de Bailey y una paciente demasiado involucrada teniendo en cuenta su estado.

Aún así, no sólo han habido muertes, los casos amorosos, que son últimamente el eje de Anatomía de Grey, dejando equivocadamente a un lado los casos médicos, han tenido gran protagonismo a lo largo de la temporada, resaltando en primer lugar la situación de Arizona y Callie, una pareja que me encanta, pero que han tenido un pequeño bache por el tema de la maternidad; en este caso apoyo a Arizona, y no me ha gustado que la rubia haya cedido, aunque no niego que haya sido un acto muy bonito, y que seguramente traerá consecuencias.

Por otro lado, otra pareja con problemas ha sido la formada por Alex e Izzie, que los pobres guionistas se han visto metidos en un embolado por la repentina marcha de la actriz Katherine Heigl. Aun así la cada vez más grande Lexie ha estado preparada para llenar el hueco del corazón de Alex, aunque haya tenido que vaciar el de Mark Sloane, el atractivo doctor que esta temporada ha sido de repente padre y abuelo. En cambio, el triángulo amoroso entre Cristina, Owen y Teddy ha sido más aburrido, de todos modos, espero que Owen se quede con Cristina o que se vaya lejos con la doctora Altman, pero en cualquier caso que Cristina no pierda su personalidad.

Para finalizar, en la última escena vemos como Meredith se deshace del test de embarazo, que pese a dar positivo, la eterna residente abortó en medio del caos que se originó en el hospital. Habrá que esperar a la próxima temporada para saber como le ha afectado el aborto y sí está preparada para traer un bebé al mundo. Por lo general, espero que mejoren las tramas para la ya séptima temporada, e incluso sería de agradecer que fuera la última, porque los residentes no dan más de sí, y meter una tanda de jóvenes aspirantes (una vez más) puede ser negativo para el formato, aunque resultó acertado en los casos de Lexie o incluso de las últimas promesas, April Kepner y Jackson Avery, que no faltarán en la siguiente entrega.

h1

Glee: serie revelación

junio 11, 2010

La serie de la FOX ha dado por terminada su primera temporada, con el respaldo del público y de la crítica en general. No hay duda de que la frescura y las buenas versiones de la serie-musical han influido a la hora de proclamarla para muchos como la serie revelación de la temporada, y con ya contratadas otras dos temporadas más.

El final de la serie lo definiría más como emotivo que como emocionante, ya que le ha faltado una chispa de intriga, en definitiva, que yo quería un cliffhanger y me he quedado con las ganas, aunque no por eso voy a quitar mérito a las actuaciones y tramas que tuvieron lugar en el último capítulo de la primera etapa de Glee.

<<<<< SPOILER >>>>>

Hay varias escenas o momentos que me sorprendieron de la season finale, y la más grata sorpresa fue descubrir que Sue Silvester no es tan mala como ella quiere mostrar; la entrenadora tiene su corazoncito y lo demostró votando por New Directions en las Regionales, algo que me conmovió (y seguro que no sólo a mi). De todas formas, no dudo en que la próxima temporada Sue seguirá siendo la tocapelotas de siempre, y seguirá haciendo la vida imposible al profesor Schuster y a su grupo de pringados, porque si no fuera así no sería lo mismo.

La pena es que New Directions no se alzó con el premio, y los repelentes de Vocal Adrenaline fueron los vencedores del torneo, con un Jessie St. James cada vez más insoportable, aunque espero que el año que viene vuelva a salir en varios capítulos para descolocar la mente y el corazón de la peculiar Rachel Berry. Eso es lo bueno de Glee, que hasta los personajes secundarios que (algunos) deberían ser odiosos me gustan y los veo necesarios, incluso la auténtica Olivia Newton-John tiene su gracia haciendo de sí misma (o de una caricatura de sí misma).

Aún así, hay que ser sincero, y no es oro todo lo que reluce, ya que Will Schuster en ocasiones cansa y saca de quicio con su buen rollito y su rol de amigo de mis alumnos, aunque si no fuera así quizás la serie perdería también parte de la gracia, así que mejor lo dejamos tal y como está.

Dejando la escuela y el Glee Club a un lado, otra de las tramas que ha tenido protagonismo en este final ha sido el parto de Quinn, que desde mi punto de vista es el personaje que más ha evolucionado. Aunque lo mejor de todo es que haya dado al bebé en adopción y que la propia madre de Rachel haya sido quien lo acoja, algo que era más que evidente, porque Shelby quería formar una familia, ¿y qué mejor forma de y momento de hacerlo? Además la niña se llamará Beth, como quería el padre biológico, Puck.

En este sentido, la relación más bonita de la serie la he descubierto en este capítulo, y no hablo de Rachel y Finn o de Santana y Brittany (con intervenciones cada vez más tronchantes, sobre todo la rubia-tonta), sino de Quinn y Mercedes, que por lo visto han comenzado una amistad sincera y extraña donde las haya, pero que a mi personalmente me gusta.

En general, el final nos ha dejado con ganas de más, pero en el parón realizado a mitad de temporada me quedé con mejor sabor de boca, aunque eso no quita para que espere ansioso a septiembre para saber lo que nos deparará la próxima entrega con nuevas historias y personajes.