Archive for the ‘Cine’ Category

h1

La nueva piel que habita Almodóvar

septiembre 14, 2011

Muchos dicen que a Almodóvar o lo odias o te encanta, pero a mi no me pasa ni una cosa ni la otra, tampoco me considero seguidor acérrimo del cineasta, es más, muchas de sus obras no las he visto aún. No obstante, me atrevo a decir en público que su último film, ‘La Piel Que Habito’ es probablemente una película que cambie el rumbo del director manchego.

Mientras que en sus predecesoras abundan los chillidos, los colores y, en muchas ocasiones, lo grotesco, en la nueva apuesta de Almodóvar predomina lo sofisticado, la sobriedad y los largos silencios de los que a mi parecer abusa en alguna situación. Aun así, he de reconocer que me gusta más este nuevo método de hacer cine que el anterior, sin olvidar joyas como ‘Volver’ o ‘Todo Sobre mi Madre’, que llevan indudablemente el sello Almodóvar y no dejan de ser obras maestras.

Centrándonos en la última obra del cineasta, es reseñable que ‘La Piel Que Habito’ están inspirada en una historia escrita hace más de diez año por Thierry Jonquet, ‘Tarántula’. Al principio parece que el enfoque va a ser totalmente distinto, pero a medida que avanza la trama principal te das cuenta (si has leído el libro) de que todo empieza a encajar y de que guarda muchas similitudes con la obra de Jonquet. Almodóvar se ha atrevido a cambiar algún personaje o alguna situación no muy significativa para el desarrollo de la historia en la que se centran tanto el libro como la película, por lo que nos podemos dar por satisfechos.

Es complicado plasmar en la gran pantalla algo que ha sido expresamente ideado para publicar en papel. Esto mismo ocurrió con otra obra que nada tiene que ver, pero que pasa por una situación parecida, ‘El Niño con el Pijama de Rayas’; ambas historias tienen como objetivo sorprender en las últimas páginas, pero en pantalla no es posible dejar para el final el plato fuerte.

‘La Piel Que Habito’ es una historia compleja de la que poco se puede contar sin destripar la esencia de la trama. A rasgos generales, podemos decir que Richard es un cirujano plástico que tiene como conejillo de indias encerrada a una mujer en el laboratorio de su casa, a la que interviene constantemente y a la que pone varios injertos de piel, de ahí parte la historia, todo lo demás no deja de ser emocionante a la vez de sorprendente.

Respecto al reparto, la gran estrella es Elena Anaya, la actriz borda el papel y se postula como gran candidata para triunfar en los próximos Premios Goya. También merece una mención especial la veterana Marisa Paredes, que interpreta a una mujer compleja y con varios problemas arrastrados del pasado, ella consigue que una atmósfera de intriga envuelva a su personaje de principio a fin. En cambio, Banderas no creo que esté a la altura de sus compañeras de reparto, pese a ser el protagonista absoluto del film, parece ausente y frío, podría haber sido mucho más expresivo o utilizar esa inexpresividad para darle un toque tenebroso e intrigante en cada una de sus apariciones, algo que se echa en falta. En el elenco tampoco destaca Jan Cornet, que parece que sigue dando vida al joven Jaime de ‘Motivos Personales’, un chico tímido y más bien plano.

Almodóvar ha diseñado una de las películas más arriesgadas de los últimos tiempos en nuestro país, al menos a lo que guión se refiere. La intensidad que mantiene de principio a fin es digna de aplauso. Si es verdad que a partir de ahora decide guiarse por este camino me parecería una decisión acertada y madura, dejando atrás la España profunda, los vestidos de faralaes y los personajes chabacanos.

Anuncios
h1

La Red Social: como hacerse billonario en la Facultad

febrero 15, 2011

‘La Red Social’ ha sido claramente una de las revelaciones del último año, quizás sea porque el tema central es el popular Facebook y la importancia de las redes sociales en general, pero el caso es que el último film de David Fincher ha salido ganando tanto en crítica como en público.

De todas formas, no es la primera vez que no estoy de acuerdo con las masas, y es que no sé si el problema es mio o no, pero ‘La Red Social’ no me ha enganchado, ni tan siquiera me interesaba como iba a terminar la aventura en la que se embarcaron Mark Zuckerberg y sus supuestos amigos.

Reconozco que la idea general de llevar a la gran pantalla la historia de un joven que se convierte en billonario (gracias a la creación de lo que a día de hoy es el no va más) es algo original y de donde hay mucho jugo que sacar. Aún así, el planteamiento de la historia me parece un tanto tedioso, con un juicio muy plano interrumpiendo constantemente el hilo de la película; pero el problema no es sólo ese, ya que el denominado hilo tampoco ofrece nada del otro mundo, ya que se centra en la historia de adolescentes niños de papá que están en la Facul y como no tienen nada mejor que hacer usan sus cerebritos para crear lo que hoy se conoce como el futuro de la comunicación. Todo ello adornado con varias fiestas al puro estilo serie teen (tan criticadas por los mismos que alaban esta obra), con sus borracheras, desfases y casas con piscina.

Respecto a las interpretaciones, destaca, como no, la del protagonista, Jesse Eisenberg, hace que incluso en ocasiones el billonario Zuckerberg parezca humilde y un tanto inocentón, haciendo especial mención a esa escena final, que quizás sea lo más sorprendente de toda la película, ya que no esperaba ese giro que mezcla el humor y la tristeza que produce el momento en sí.

El resto de interpretaciones tampoco se quedan atrás, por ejemplo, Justin Timberlake demuestra que no sólo sirve para cantar, y tal y como está la industria discográfica hace bien en aprovechar sus múltiples facetas. Por otro lado, el actor que da vida al brasileño Eduardo Saverin (Andrew Garfield) también despunta como uno de los grandes descubrimientos del film, no hay más que verle enfundado ya en el nuevo disfraz de Spiderman, Garfield también es un gran aporte en ‘La Red Social’.

En definitiva, Fincher ha aprovechado el auge de Facebook y las redes sociales en general para salir a la palestra con esta película, pero el resultado no ha sido el esperado, puede ser que tuviera demasiadas expectativas en esta cinta, pero me ha decepcionado. Nos han mostrado la creación de una empresa y sus tira y afloja legales, algo que de la manera en la que lo han enfocado no me ha interesado, por muy buen elenco o factura que tenga el film. Apuesto a que hubiera sido más ocurrente e interesante plasmar como o en qué se gasta los billones Zuckerberg.

La carrera hacia los Oscar prácticamente ya ha terminado, y seguramente la suerte esté echada, pero confío en que no sea la última obra de David Fincher la que se lleve la estatuilla.

Nota: 6

h1

‘Buried’: mantiene al público enterrado

octubre 13, 2010

Hay películas que indudablemente no tienen el mismo efecto si se ven en la pantalla de casa (por muy grande que sea) o en el cine, prueba de ello es la actual ‘Buried‘. Es un film de 90 minutos de duración que hace que estés atento a la gran pantalla a lo largo de todo el metraje, sin casi pestañear, y todo esto teniendo en cuenta que toda la historia transcurre en una caja y con un solo actor (aunque oigamos diferentes voces a través del omnipresente teléfono del protagonista).

Es todo un logro y tiene mucho mérito trasladar tantas sensaciones, intriga y emoción en un espacio tan reducido y con medios tan simples y sencillos como un mechero y un teléfono móvil. Es muy probable que el mérito no sea sólo del director, Rodrigo Cortés, porque Ryan Reynolds expone todo su potencial como actor y nos sorprende a todos, demostrando que no sólo sirve para participar en comedias románticas o ser un segundón, ya que como protagonista convence.

El film de Cortés es uno de los mejores que se han llevado a la pantalla en los últimos meses y merece la pena verlo en el cine, puesto que como bien he dicho al principio, desde casa es imposible sentir una décima parte de lo que el personaje siente, y creo que es en eso en lo que consiste el metraje, en meternos en la piel de Paul Conroy, un trabajador de a pie que sin quererlo ni beberlo se encuentra enterrado en algún lugar de Irak.

<<<<< SPOILER >>>>>

Entre las conversaciones que mantiene Conroy vía telefónica durante el tiempo en el que está enterrado, hay unas cuantas que son dignas de mención, pero en general todas ellas contienen alguna pincelada que no deja indiferente a nadie, a veces son conversaciones con toques de humor, irónicas o incluso dramáticas.

La que más me sorprendió fue la llamada realizada por la compañía en la que trabajaba Conroy; una empresa sin escrúpulos que simplemente se puso en contacto con el afectado para dejar claro que pese a su posible muerte la familia de Paul no olería ni un dólar por indemnización. Todo ello porque supuestamente Conroy mantenía una relación sentimental (o sexual) con su compañera de trabajo, la que a su vez fue asesinada por los mismo secuestradores y terroristas de Paul; además fue muy impactante ver como los iraquíes dispararon a la joven.

Por lo general, las conversaciones que Conroy mantiene por teléfono son las que hacen que la película sea dinámica y no caiga en la monotonía o el aburrimiento; además todas las conversaciones están muy bien hiladas. De todos modos, lo que no termino de encajar es la trama de la extensa serpiente que merodeaba por la ‘tumba’ de Paul, ¿a qué venía ese momento? Ahí nos demostraron que no es fácil rellenar 90 minutos de metraje con tan pocos medios.

Respecto al final del film, la historia no podía terminar de otra manera. El protagonista muere en el último momento, justo cuando cree que le iban a salvar, aunque realmente no fuera así, y todo su gozo cayó en un pozo al enterarse de que los rescatadores no estaban desenterrando su caja, sino la de otro compañero que también tuvo que sufrir lo suyo. Después de mover cielo y, sobre todo, tierra para salir de allí, Paul Conroy no fue sacado con vida. Una pena.

h1

Desde Mi Cielo vs The Lovely Bones

junio 21, 2010

Después de leer Desde mi Cielo, un libro que tampoco es que sea muy recomendable, pero que tiene su miga, decidí darle una oportunidad a la nueva película de Peter Jackson, The Lovely Bones, que tampoco viene a ser gran cosa, aunque he de decir que en varios aspectos supera al libro, y eso que lo habitual es que la versión escrita (y original) le de mil vueltas a la adaptación de turno, sobre todo en este caso, en el que han querido hacer una superproducción teniendo como telón de fondo una historia dramática y tantas veces llevada a la gran pantalla.

<<<<< SPOILER >>>>>

La parte original de la historia es la narración, de la mano de la víctima, una niña de 14 años que es asesinada por su intrigante vecino (un Stanley Tucci muy bien caracterizado y que resulta ser sin duda lo mejor tanto del film como del libro). La tensión y la intriga del momento en el que Susie Salmon (la víctima protagonizada por la pequeña Saoirse Ronan) es retenida en el cobertizo del vecino es intensa, pero todas esas sensaciones y ese temor se va al traste cuando nos dibujan una Susie muerta (algo así como su alma) que escapa del cobertizo y se cruza con una chica (Ruth) que presiente a la recién asesinada, ¿podría ser más fantástico? Pues sí, porque Susie acaba viendo como su familia sigue con su vida desde una especie de limbo excesivamente mágico y fantasioso. Esos toques de ciencia-ficción que Jackson ha dado al metraje me sobran, puede ser que para El Señor de los Anillos sean imprescindibles, pero en una película de estas características veo totalmente innecesario el uso de dichos elementos.

Por otra parte, la historia familiar es incluso más interesante en la película que en el libro, ya que nos muestran con detalle la relación de los padres de la joven Susie y la aparición (demasiado secundaria) de su abuela. Puede ser que en este caso la mejora se deba a la interpretación de Rachel Weisz, Mark Wahlberg o Susan Sarandon, aunque ninguno de ellos termina teniendo gran presencia en el film, y no resaltan demasiado sus actuaciones, a excepción de la ya mencionada aparición de Tucci.

Siguiendo con Stanley Tucci, el actor hace que odies a su personaje desde casi su primera aparición. Además, el momento en el que la hermana de Susie entra a casa del villano y más tarde intenta huir de él es otro de los momentos más tensos del film, aunque queda bastante forzada la huida final. De todos modos, esa huida no supera al final definitivo de la película, ya que me gustó más bien poco, y lo vi como otra escena innecesaria, hubiera quedado mucho mejor que el vecino fuera encarcelado o que huyese sin dejar ni rastro, pero que el karma se apodere de él matándolo por una casualidad me resulta poco creíble, aunque no podía esperar más después de ver como se mueven las montañas en el limbo, o como Susie se puede comunicar con alguno de los vivos (como la escena que no merece ni mención, en la que la joven se besa con su amado una vez muerta).

En general es una película pasable porque no aburre y porque si has leído el libro es recomendable que le eches un vistazo para comparar, eso sí, prepárate para una gran dosis de fantasía, que no te pille desprevenid@.

h1

Alicia en el país de Burton

junio 9, 2010

La actriz Mia Wasikowska junto a Burton

Me considero fiel seguidor de Tim Burton y de sus obras en general, pero he de reconocer que desde Big Fish no ha hecho algo que me impacte o que mejore a la película fantástica (como todas) del cineasta. Incluso la lenta y en varias ocasiones agotadora Sweeney Todd tuvo su aquel y logré verla del tirón, o la Novia Cadáver, que la valoro como una buena película, pero de la que esperaba mucho más.

Lo bueno de Alicia en el país de las maravillas es que no tenía unas expectativas muy altas, más bien todo lo contrario, ya que después de leer y escuchar varias críticas negativas sobre el metraje me hice una idea de lo que me podía esperar, y desgraciadamente no estaba equivocado. La nueva historia de la adolescente Alicia es aburrida y carente de interés. Debo reconocer que nunca me han atraído ni la vida ni los sueños de la peculiar Alicia, pero creía que iba a ver algo más fresco y ágil de la mano del gran Burton, aunque no ha sido así, incluso las interpretaciones me han parecido mediocres, a pesar de que Johnny Depp haya hecho grandes esfuerzos para sorprender en su faceta de sombrerero, o pese a que la mujer del director (Helena Bonham Carter) esté caracterizada con una cabeza (que intenta ser) irrisoria.

En esta ocasión la protagonista no se sorprende en absoluto a la hora de encontrarse con animales parlantes, monstruos que salen de la nada o juegos de cartas que le intentan atacar, ella sabe desde el principio que está dentro de un sueño, y ese detalle también es algo que le quita emoción a la película, ya que sí ni la misma Alicia se sorprende con esos seres extraños, ¿por qué lo íbamos a hacer nosotros?

En la parte positiva del film, cabe destacar la gran labor de fotografía, aunque en varias escenas hayan abusado del ordenador, las imágenes llevan el sello de Burton, con infinidad de colores y un entorno que te adentra en la magia (y todo esto sin necesidad del dichoso 3D). Por otra parte, la historia alterna al sueño de la protagonista, es decir, la realidad, se me antoja mucho más interesante y fácil de seguir que el resto de la película, con unos personajes caricaturescos (como la tía solterona o el pretendiente feo a rabiar) y con una moraleja digna de mención; porque aunque la película haya sido un tostón, el mensaje final es claro y muy poco acorde con la época en la que se ambienta la historia. Esto es, me gusta que el mensaje que lanza Burton (y supongo que también lo harían en la versión original) sea el de persuadir para que cada uno tome sus propias decisiones y no nos veamos obligados por la sociedad o por nuestro entorno a escoger una cosa u otra, también quizás por eso Alicia se inventa un mundo propio en el que ella elige lo que existe, ella elige quien gana y ella decide cada paso que da y cada acto que ocurre.

Con todo esto quiero decir, que Tim Burton debería ponerse las pilas para llegar a sorprendernos como en sus tiempos de gloria, y yo creo que un primer paso podría ser olvidarse de las versiones e inventar algo nuevo, como en otras ocasiones (si no me equivoco). Otra sugerencia arriesgada sería prescindir de Bonham Carter y Johnny Depp, para dar paso a nuevas caras y quizás incluso mejores actuaciones, por eso pienso que ha sido acertado el fichaje de Anne Hathaway.

Porque como dice la frase: ‘renovarse o morir’.

h1

French Connection

mayo 11, 2010

En los últimos días he tenido la ocasión de conocer más de cerca el cine Francés, ese gran desconocido para muchos, entre los que me incluyo, para que engañarnos. Exactamente han sido tres películas de las que podido disfrutar y las tres me han encantado, pese a ser bastante diferentes entre sí. Otra característica en común entre los tres filmes es que han sido rodadas en estos últimos cinco años, de manera que no hablo de películas antiguas o míticas, al menos de momento no lo son. Por cierto, ninguna de estas tres joyas tienen nada que envidiar al cine norteamericano, sobrevalorado en muchas ocasiones.

Edén al Oeste

Quizás la más floja de las tres, pero no deja de ser amena y con un mensaje social claro y atemporal, ya que el tema de la inmigración da mucho juego en el cine desde que tengo uso de razón.

Esta película del director Costa-Gavras está protagonizada por Ricardo Scamarcio, un actor que se desenvuelve excelentemente en el papel y a la vez un gran descubrimiento por mi parte, ya que hasta ahora no había tenido noticias de él. Scamarcio da vida a Elías, un joven inmigrante que entra ilegalmente a la Unión Europea en busca de la felicidad, que pretende encontrarla en París.

El filme es un viaje lleno de aventuras en el que conocemos diferentes lugares, paisajes y personajes que nos harán meternos en la piel del protagonista y acompañarle en sus correrías. En definitiva, un viaje con una sola ilusión, que tendremos que esperar hasta el final para saber si se cumple.

El primer día del resto de tu vida

En este caso seguimos con los dramas, pero Le premier jour du reste de ta vie es una dramedia familiar, que recuerda inevitablemente a las típicas series americanas como Cinco Hermanos, sin ir más lejos. Pero en la película francesa los personajes están mucho más definitivos y no corren el riesgo de dar tumbos a lo largo de hora y media buscando su sitio o su verdadera identidad, algo que está logrado gracias a cada uno de los actores que da vida a esta peculiar familia.

El papel de la hija es muy parecido al de Claire Fisher (la pequeña de A dos metros bajo tierra), pero la mejor sin duda es la madre (Zabou Breitman), un personaje que avanza a través de todos los estados de ánimo posibles.

Lo mejor es una de las escenas finales que no voy a destripar por si no habéis visto la película, pero sólo diré que el eje de la secuencia es un cojín hinchable.

C.R.A.Z.Y.

CRAZY es la película más antigua entre las que voy a comentar, aunque fue rodada en 2005 así que se puede considerar actual. Realmente el film es canadiense, aunque se rodó en francés y con algunos actores franceses también. Casualmente, el actor principal, Marc-André Grondin, también interviene en El primer día del resto de tu vida, aunque con un look totalmente diferente.

En C.R.A.Z.Y nos remontamos a la década de los 60 y el tema principal es la homosexualidad, aunque no se trata de la misma manera que en el resto de películas que he visto del género (aunque no son muchas a decir verdad). La tensión que se vive en la casa de los Beaulieu traspasa la pantalla y perdura durante dos horas que se pasan volando gracias a la agilidad de las tramas, la notable interpretación de los actores y la forma de enfocar el tema. La banda sonora es otra de las grandes bazas del film con canciones de Rolling Stones, David Bowie o Pink Floyd, entre otros.

Si os quereis sumergir en la vida de Zachary Beaulieu, desde su nacimiento hasta su juventud, no dudéis en ver esta gran película que es 100% recomendable.

h1

Celda 211: una lección de cine español

marzo 8, 2010

Desgraciadamente el cine español muy pocas veces da sorpresas como la que llegó hace unos meses de la mano de Daniel Monzón. El director ha conseguido llevar a cabo una obra maestra ambientada en una cárcel española, donde una revuelta es el eje de la historia, y en ella se encuentra inmerso, sin comerlo ni beberlo, el personaje protagonista interpretado por el actor nobel (y ganador del Goya el mes pasado) Albert Ammann.

Ammann, argentino de nacimiento, da un toque inmejorable al thriller, que también esta protagonizado por otro actor que ha pasado demasiado desapercibido hasta ahora, Luis Tosar. Cada gesto, frase y movimiento de ‘Mala madre’ (el personaje de Tosar) hace que la película gane en calidad e intriga; durante 100 minutos mantienen el suspense y la expectación del espectador, algo que no es fáci y que es digno de mención.

Si seguimos analizando el reparto de Celda 211 nos encontramos con otros tres personajes o actores clave de la historia. En primer lugar nombro a Antonio Resines que demuestra que hay vida y posibilidades de hacer algo bueno después de Los Serrano, al menos en este caso no fue todo un sueño del actor, algo que se agradece. Por otra parte, Marta Etura hace un breve y correcto papel, su personaje es clave en la historia pero su actuación no es como para ganar un Goya, aunque en otra película y con otro papel yo creo que se podría alzar con el galardón por segunda vez, ya que la vasca apunta maneras. Un tercero que también merece unos cuanos aplausos es Luis Zahera, que da un toque cómico a la trama con sus expresiones y su manera de hablar, aunque cuando le veía no podía dejar de pensar en el Pertur, personaje al que dio vida en la serie Sin Tetas no hay Paraíso y que era sospechosamente parecido al interpretado en el film de Monzón.

En la parte negativa, en cuanto a interpretaciones, no dudo en nombrar a Carlos Bardem (el hermanísimo), que no me ha llegado a convencer en ninguno de sus papeles a lo largo de su ‘carrera’. En ningún momento le comparo con su hermano Javier, que personalmente tampoco me parece nada del otro mundo y pienso que los hay mucho mejores en nuestro país. Pero lo de Carlos me parece algo forzado, y cualquier otro actor hubiera dado más color a su personaje.

Por último, el reconocimiento que ha recibido la película tanto por parte del público como por el de la crítica me parece totalmente merecido. Además, me atrevería a decir que es una de las mejores películas españolas de la historia, por detrás de Los Otros.