h1

El Show de Cleveland: para bien y para mal

septiembre 28, 2010

Cuando me enteré de que Cleveland (el negro de ‘Padre de Familia’) iba a protagonizar un spin-off de la serie no di crédito, no podía creerme como un personaje con tan poco carisma y tan prescindible podría tener su propio show. Vamos, que en un principio la idea no me atrajo en absoluto y no confié en que me llegara a gustar.

La sorpresa vino cuando decidí darle una oportunidad al ‘Show de Cleveland’, la serie no era nada del otro mundo, pero sus capítulos se dejaban ver, hasta que sin quererlo ni beberlo me he terminado tragando la primera temporada al completo, y gracias a ella he soltado alguna que otra carcajada (o leve sonrisa), más bien gracias al simpatiquísimo Cleveland Junior (hijo del protagonista).

A decir verdad, uno de los personajes que más chirría en la comedia es el propio Cleveland Brown, tanto él como su nueva mujer, Donna, son los menos graciosos para mi gusto y los que más tramas aburridas y cansinas interpretan. De todos modos, tampoco sobran los grandes personajes, quitando al fabuloso hijo regordete de Cleveland, el resto de dibujos animados no consiguen empatizar conmigo, algo que no me ocurre con Padre de Familia, o incluso con la otra serie de Seth McFarlane, Padre Made in USA.

Respecto a los hijos de Donna, Roberta y Rallo, no han aportado gran cosa a lo largo de la primera temporada, sobre todo la pequeña copia de Stewie, que no llega ni a la suela de los zapatos al original. Incluso en uno de los capítulos describen a Rallo como “el Stewie negro”, ¿se puede ser más descarado?

Por otra parte, los amigos de Cleveland tienen un parecido sospechoso con los de Peter Griffin, es más, la estética del bar y de muchos otros detalles de la serie tienen una extraña similitud con la serie original, aunque me da a mi que todo está premeditado y está hecho así a propósito, aunque a mi no me llegue a convencer totalmente, ya que me hubiera gustado que Cleveland siguiera otro camino diferente y se desmarcara del sello Griffin, sobre todo porque son personalidades totalmente opuestas y este estilo creo que le queda demasiado grande al del bigote.

En general, es una comedia aceptable y que sirve para pasar el rato cuando no hay nada mejor que ver; te puedes encontrar desde capítulos tronchantes hasta episodios mediocres o incluso aburridos y sin gracia. A veces es cierto que se les ha ido la pinza y han exagerado demasiado ciertas situaciones, al más puro estilo Padre de Familia, pero con otros personajes mucho menos carismáticos. La serie tiene tintes también de Padre Made in USA, con tramas paralelas en un mismo capítulo y con historias algo más cercanas y realistas que las que se cuentan en Family Guy, pero en mi opinión sigue sin superar a ninguna de las dos populares obras de McFarlane.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: